Dieta mediterránea, la mejor propuesta de alimentación saludable

La alimentación es un proceso que nos acompaña a lo largo de la vida on la que obtenemos los nutrientes y la energía que nos permiten cubrir los requerimientos diarios del organismo.

Las diferentes maneras de comida de cada sociedad o territorio país vienen dadas por sus tradiciones, la historia, la economía y el entorno natural, por lo que se convierte en un elemento de identificación cultural de cada país.

Una alimentación saludable se define como aquella que es satisfactoria, suficiente, completa, equilibrada, armónica, segura, adaptada al comensal y al entorno, sostenible y asequible.

Sin duda existen muchas propuestas de alimentación saludables, pero en nuestro territorio la dieta saludable reina es la mediterránea.

La dieta mediterránea se basa en el consumo mayoritario de alimentos de origen vegetal, frescos y mínimamente procesados, como frutas frescas y verduras del tiempo, legumbres, frutos secos, cereales integrales, aceite de oliva virgen extra y, en menor cantidad y frecuencia, los lácteos preferentemente fermentados y el pescado, seguido de las carnes (preferentemente blancas y magras) y los huevos. Siendo el agua es la bebida principal y la más saludable.

La dieta mediterránea también se caracteriza por procurar las comidas familiares, la utilización de alimentos locales y estacionales y para potenciar las actividades culinarias y gastronómicas.