Aprendiendo a amar las frutas y las verduras

En las últimas décadas, se ha dado mucho protagonismo a los alimentos industriales ‘que facilitaban’ el trabajo, que eran de rápida cocción, que ofrecían ingeniosos colores y sabores, pero que al final son la causa de mal nutrición, obesidad, enfermedades y, lo que es peor, malos hábitos para toda la vida si en casa es norma habitual.

Por lo tanto, no es de extrañar que a los más pequeños no les guste tanto como debería el comer de forma habitual y en cantidades significativas, productos frescos como verduras y frutas. Debemos tomarnos el tiempo de, primero, predicar con el ejemplo, segundo, educar niños sanos que sepan lo que significa ‘ una alimentación sana’ y lo que esto representa.

En Caserco sabemos muy bien que las frutas y las verduras son alimentos indispensables para el cuerpo y la mente.

Por tanto, es para nosotros una visión permanente el ofrecer productos de temporada, km0.

A los niños les podemos ofrecer una batería de razones, fáciles de comprender, aunque sean muy niños, y así llevarlos de la mano a una buena educación en la alimentación:

Son tan importantes que debemos comerlos a diario y varias veces al día ya que contienen mucha agua, vitaminas, fibra y minerales de origen orgánico que ayudan a nuestro cuerpo a estar más fuerte y funcionar mucho mejor.

1. Las frutas y verduras previenen enfermedades, son la base de una alimentación alcalina, que recientes estudios señalan óptima para prevenir el cáncer.

2. Las frutas y verduras, son fuente importante de agua para nuestro cuerpo, que necesita diariamente, y ayuda a hacer la digestion.

3. Las frutas y verduras ayudan a crecer.

4. Las frutas y verduras, son fuente de energía para jugar, caminar, hacer ejercicio…

5. Las frutas y verduras son nuestras amigas, nos ayudan a concentrarnos mejor y aprender más.

También es importante hablar de cantidades. La costumbre ideal es la de consumir las frutas y verduras de cada estación del año. Fruta y verdura recogida de la cosecha y consumida al poco tiempo! Más ricas, más baratas y más llenas de nutrientes! Las cantidades pueden variar, pero dos o tres piezas de fruta al día y al menos una verdura al día.

Es necesario enseñar a los niños a reconocer las frutas y verduras distintas, y que cada una tiene unas vitaminas y propiedades diferentes que, al combinarlas, dan al cuerpo la variedad de nutrientes que necesita para estar sano y sentirse bien.

Y como último punto, enseñar a los peques a lavar muy bien las frutas y verduras antes de comerlas. Su piel contiene muchas vitaminas y es bueno comerla pero recordar que antes hay que lavarlas muy bien porque pueden tener gérmenes o restos de los productos que se utilizan para cultivarlas.